Tiendas de Cataluña

Botigues de Catalunya

Buscar
Estás en  |  Inicio  |  Noticias  |  Detalle
Català  |  Castellano

Noticias

Estáis dejando morir el comercio
Estáis dejando morir el comercio Reviewed by Creu Coberta on Feb 07 Rating: 4 Estáis dejando morir el comercio El comercio está en una situación dramática. Los partidos políticos, el gobierno, la sociedad en general no son conscientes de la grave situación en que se encuentra el pequeño y mediano Comercio de este país. En los últimos años ha habido una caída de la demanda brutal provocada, es cierto, por una crisis muy dura, pero también por la carencia de confianza en el sistema que han generado los propios medios de comunicación, una administración inconsciente, y los bancos y cajas, que han liquidado casi todos los créditos.

Los comerciantes, a Cruz Cubierta, y creemos que en toda Barcelona, hemos tenido la peor campaña navideña en muchos años, y esta campaña representa, para muchos de los comerciantes, el 25% del negocio anual. Actualmente, más del 50% del pequeño y mediano negocio tiene pérdidas. Muchas de las empresas tienen una rentabilidad de menos del 12%, y esto es insostenible. No se puede invertir ni en el stock, ni en la imagen del local, ni en publicidad... Los comerciantes hagamos el que podemos. Hemos tenido que bajar precios para mantener el mismo número de unidades vendido, nos las hemos tenido que ingeniar con mil y una promociones y descuentos para animar las ventas. Además la subida del IVA casi en todos los casos lo hemos asumido nosotros, sin repercutir en el precio final, sino rebajando‐*nos nuestro margen de beneficio.

Este menor poder adquisitivo de los catalanes ha venido compensado, en parte, con la llegada de turismo, que ayuda a mantener un sistema que, sin este, estaría abocado a la ruina. Desde el 2006, hace siete años, muchos de nosotros, no tenemos una rentabilidad positiva sostenida.

A esta situación, tenemos que añadir‐ la delicada y frágil situación de los autónomos que estamos la mayoría de pequeños y medianos empresarios. Además de tener que soportar una imagen difundida por el estado demasiado a menudo del autónomo como defraudador, no disponemos de ninguna ayuda de la administración. Nuestra carga fiscal se eleva al 24%, cuando las grandes empresas tributan sólo el 4% y el crédito está completamente cerrado para nosotros. Por eso, este año, ya somos 50.000 autónomos menos.

Hemos llegado a un punto y aparte. Hace falta una respuesta urgente que dé señales de estímulo a los empresarios y emprendedores. En primer lugar, un gran pacto de estado donde se pongan de acuerdo los gobiernos, la patronal y los sindicatos, con el apoyo de los bancos. En segundo lugar hace falta inversión. Y esto representa que los bancos y cajas se comprometan, mediante el estado, a nuevas líneas de crédito ICO a empresas, tutelados si se quiere por la misma administración. Con esto tiene que haber una bajada del tipo de interés. Si los bancos no lo quieren asumir, tiene que ser el estado también el que pueda conceder créditos directamente. El dinero tiene que llegar a las empresas. Y también, está claro, los créditos tienen que abrir‐se al consumidor, que es nuestro principal cliente.

En en cuanto a los autónomos valdría la pena incidir también en los créditos, bajar los tipos de interés, reducir las cotizaciones de forma temporal a la Seguridad Social, eliminar las cláusulas que permiten embargar la vivienda a los autónomos, facilitar su establecimiento...

Hace falta, a escala más pequeña, derivar el turismo a todos los ejes comerciales de la ciudad, para que se distribuya bien. Iniciativas poco costosas pero lavables tienen que servir en el Ayuntamiento potenciar este consumo por medio del turismo y del consumidor local. Así mismo el papel clave de Barcelona Activa y algunos primeros programas como el Reempresa tienen que servir para aportarnos emprendedores. Para acabar‐lo de adobar no puede ser que desde el Gobierno Central se aprueben decretos ley que nos perjudican, como el de libertad de horarios comerciales, presionando en contra del pequeño comercio.

Hace falta, en último término, agilizar toda la tramitación burocrática para los comerciantes. Se necesita una ventanilla única de forma urgente que nos facilite el trabajo. No contribuye, tampoco, una imagen perpétua de crisis del sistema que ofrecen los medios de comunicación. Hablar de nuevos valores, de empresarios jóvenes, de nuevas iniciativas, de premios, de empresas de éxito, de modelos... nos tiene que servir para reafirmar la confianza en nuestro comercio catalán. Un compromiso de los grandes medios para favorecer una imagen positiva del comercio y del consumo tiene que ser imprescindible.

Los empresarios, comerciantes, emprendedores, somos el principal motor de la economía de este país. Un comercio vivo tendrá capacidad de contratar personas y reducir el paro. Un comercio vivo tendrá capacidad de incrementar nóminas y las rentas. Un comercio vivo nos permitirá tener una oferta atractiva y más turismo de calidad. Un comercio vivo nos permitirá tener unas calles más iluminadas, más dinámicas, más generadoras de riqueza.

Francamente, no sé a que estáis esperando.

Lluís Llanas i Rigol
Presidente de la Asociación de Comerciantes Creu Coberta
Estáis dejando morir el comercio
07 de febrero, 2013 | 0 Opiniones

El comercio está en una situación dramática. Los partidos políticos, el gobierno, la sociedad en general no son conscientes de la grave situación en que se encuentra el pequeño y mediano Comercio de este país. En los últimos años ha habido una caída de la demanda brutal provocada, es cierto, por una crisis muy dura, pero también por la carencia de confianza en el sistema que han generado los propios medios de comunicación, una administración inconsciente, y los bancos y cajas, que han liquidado casi todos los créditos.

Los comerciantes, a Cruz Cubierta, y creemos que en toda Barcelona, hemos tenido la peor campaña navideña en muchos años, y esta campaña representa, para muchos de los comerciantes, el 25% del negocio anual. Actualmente, más del 50% del pequeño y mediano negocio tiene pérdidas. Muchas de las empresas tienen una rentabilidad de menos del 12%, y esto es insostenible. No se puede invertir ni en el stock, ni en la imagen del local, ni en publicidad... Los comerciantes hagamos el que podemos. Hemos tenido que bajar precios para mantener el mismo número de unidades vendido, nos las hemos tenido que ingeniar con mil y una promociones y descuentos para animar las ventas. Además la subida del IVA casi en todos los casos lo hemos asumido nosotros, sin repercutir en el precio final, sino rebajando‐*nos nuestro margen de beneficio.

Este menor poder adquisitivo de los catalanes ha venido compensado, en parte, con la llegada de turismo, que ayuda a mantener un sistema que, sin este, estaría abocado a la ruina. Desde el 2006, hace siete años, muchos de nosotros, no tenemos una rentabilidad positiva sostenida.

A esta situación, tenemos que añadir‐ la delicada y frágil situación de los autónomos que estamos la mayoría de pequeños y medianos empresarios. Además de tener que soportar una imagen difundida por el estado demasiado a menudo del autónomo como defraudador, no disponemos de ninguna ayuda de la administración. Nuestra carga fiscal se eleva al 24%, cuando las grandes empresas tributan sólo el 4% y el crédito está completamente cerrado para nosotros. Por eso, este año, ya somos 50.000 autónomos menos.

Hemos llegado a un punto y aparte. Hace falta una respuesta urgente que dé señales de estímulo a los empresarios y emprendedores. En primer lugar, un gran pacto de estado donde se pongan de acuerdo los gobiernos, la patronal y los sindicatos, con el apoyo de los bancos. En segundo lugar hace falta inversión. Y esto representa que los bancos y cajas se comprometan, mediante el estado, a nuevas líneas de crédito ICO a empresas, tutelados si se quiere por la misma administración. Con esto tiene que haber una bajada del tipo de interés. Si los bancos no lo quieren asumir, tiene que ser el estado también el que pueda conceder créditos directamente. El dinero tiene que llegar a las empresas. Y también, está claro, los créditos tienen que abrir‐se al consumidor, que es nuestro principal cliente.

En en cuanto a los autónomos valdría la pena incidir también en los créditos, bajar los tipos de interés, reducir las cotizaciones de forma temporal a la Seguridad Social, eliminar las cláusulas que permiten embargar la vivienda a los autónomos, facilitar su establecimiento...

Hace falta, a escala más pequeña, derivar el turismo a todos los ejes comerciales de la ciudad, para que se distribuya bien. Iniciativas poco costosas pero lavables tienen que servir en el Ayuntamiento potenciar este consumo por medio del turismo y del consumidor local. Así mismo el papel clave de Barcelona Activa y algunos primeros programas como el Reempresa tienen que servir para aportarnos emprendedores. Para acabar‐lo de adobar no puede ser que desde el Gobierno Central se aprueben decretos ley que nos perjudican, como el de libertad de horarios comerciales, presionando en contra del pequeño comercio.

Hace falta, en último término, agilizar toda la tramitación burocrática para los comerciantes. Se necesita una ventanilla única de forma urgente que nos facilite el trabajo. No contribuye, tampoco, una imagen perpétua de crisis del sistema que ofrecen los medios de comunicación. Hablar de nuevos valores, de empresarios jóvenes, de nuevas iniciativas, de premios, de empresas de éxito, de modelos... nos tiene que servir para reafirmar la confianza en nuestro comercio catalán. Un compromiso de los grandes medios para favorecer una imagen positiva del comercio y del consumo tiene que ser imprescindible.

Los empresarios, comerciantes, emprendedores, somos el principal motor de la economía de este país. Un comercio vivo tendrá capacidad de contratar personas y reducir el paro. Un comercio vivo tendrá capacidad de incrementar nóminas y las rentas. Un comercio vivo nos permitirá tener una oferta atractiva y más turismo de calidad. Un comercio vivo nos permitirá tener unas calles más iluminadas, más dinámicas, más generadoras de riqueza.

Francamente, no sé a que estáis esperando.

Lluís Llanas i Rigol
Presidente de la Asociación de Comerciantes Creu Coberta

Más información: Creu Coberta

Etiquetas: Sants Montjuïc, Creu Coberta, Barcelona, Barcelonès, Lluís Llanas

Comentarios:
Hay 0 comentarios disponibles.

 

En Portada

11 de noviembre, 2015
Presentación Compra Eixample
Presentación Compra Eixample
24 de octubre, 2015
12 de mayo, 2015
Secciones:
Inicio  |  Modelo comercial catalán  |  Noticias  |  Eventos  |  Asociaciones  |  Contacto  |  Fiestas Locales Cataluña 2013
© 2017 Botigues de Catalunya.
Todos los derechos reservados. Nota Legal  |  Mapa Web  |  Política de Cookies
powered by: dommia
Diseño Web
Dommia Soluciones Internet
c/ Lepant, 326, Entlo. 1, Desp. 2
08025 - Barcelona
Tel. 902 024 678 | +34 936 241 455
Portfolio visible en: www.dommia.es